• Comprobación de la conformidad con las normas de calidad de suministro eléctrico (huecos, sobretensiones, interrupciones, etc.).

  • Análisis de perturbaciones eléctricas generadas en la propia instalación que afectan a la calidad de onda.

  • Establecimiento y seguimiento de medidas que mejoren la calidad de la energía eléctrica.

Ventajas

  • Reducción de la energía desperdiciada por una pobre calidad eléctrica (presencia de energía reactiva, armónicos, desequilibrio de fases...).

  • Mejora del rendimiento de las instalaciones, reducción de calentamientos y disminución de paradas por averías.